martes, septiembre 30, 2008

Serse para Shandy 1·2·3




http://www.revistashandy.blogspot.com/

En honor a Shandy van estas palabras que expanden el esfuerzo que hay detrás de una publicación de este carácter me atrevo a decir: mágico. Shandy revista, me viene a la mente como algo logrado, concreto y en su número tres. Hace un año Franco Félix llegaba a mi casa con el libro de Laurence Sterne, Tristam Shandy. Franco llegaba como mensajero codificador por el gusto y la sabrosura de desentrañar la literatura, me contagio. La literatura que no. La literatura que se entrampa en los faustos caminos interdinámicos de actuales y antiguos géneros híbridos, que hoy desatan expresiones adictivas al arte, al sublime acto de ejercerse estetas del instante y su asombro. Así de absurdo como lo repentino, debe develarse un Marcel Duchamp actualizado en nuestro espíritu. Viajar. Viajaremos con nuestras propias artimañas para compartirnos en el gusto de dar y recibir, lo que aún creo es la pedagogía del amor: la comunicación interactiva. Se hace lo necesario para trasmitir la coherencia de ser uno mismo, irreverente a los mecanismo del poder institucional, se hace lo posible por romperle el padre y la madre a la insuficiencia escolástica de occidente eurocentrista. Es nacer, y reconocer el lugar donde se habita sin colonialismos. Reconocer el lugar que se habita elaborando conocimiento sin que nadie te cuente. En la tan promulgada libertad de escribir el vivir emocionados con el corazón que revela la sensibilidad de percibir el cosmos. Cosmos poético que reside en extender los sentidos para percibir más allá de nuestras pequeñeces. No es tanto la revista ni las palabras vertidas en ella. Son los sentidos que se han involucrado en la conciencia de sus creadores. La revista es tan sólo el aviso de un devenir por la que contemporanizamos todo el tiempo pasado, en un maletín que cuenta con recursos para improvisar el arte. Es el desplaye de la filosofía cuando se lee literatura, son endebles fronteras de los saberes bombardeadas por el humor cuyo rumor es el amor que hay en cada desmitificación del miedo y la culpa. Es la parodia que Shandy agrava cada mes que toca un tema y lo desafana con la certeza de abrirse en un mundo desgastado por la mentira que hace verdad el miedo y la culpa. Shandy sin miedo y sin culpa, valiente, brota en lo único valido, el ejercicio de los navegantes, encontrar las nuevas rutas por donde siga transitando la tradición literaria de escritores y escritoras comprometidos con su ser en su tiempo, lo que termina mágicamente convirtiéndose con el tiempo, en ese tiempo que no pasa. Bueno sólo quería hacer notar algunas características que por sí misma la revista posee, espero que sigan creciendo sus colaboradores y lectores, que genere la revista una cultura distinta plagada de puertas que abren puertas, de ojos que miren por otros ojos, que un sueño multiplique sueños y que el efecto domino, en el caso de Shandy, derive hasta el mismo polvo cósmico que son esos corazones iluminados de los grandes.

2 Comments:

At 3:47 p. m., Anonymous Anónimo said...

quiero leer lo de el yin y yan, el cosmo y todo lo demas se que llegara.
airam

 
At 5:23 p. m., Anonymous Anónimo said...

seria bueno que, se pudiera leer dsd internet en cualquier parte, no todos vivimos donde se publica. Y ya me la vendio usted muy seguro pues.

saludos costeños.

 

Publicar un comentario

<< Home

Conoce más de las bitácoras Free Counter
Free Counter